El yacimiento arqueológico del Puig de la Nau, ubicado cerca de Benicarló (Castellón), es un asentamiento ibérico perteneciente a la segunda mitad del siglo V a.C. Se trata de un poblado fortificado, es decir, defendido por una muralla y sus correspondientes torres.