Se trata de un asentamiento fortificado, con un espacio perfectamente estructurado en su época. Al parecer este poblado estuvo habitado desde el s. V o IV al menos, hasta el s. I a.C. a partir de entonces sus habitantes se trasladaron a vivir al pie del cerro. Su situación geográfica le proporciona un excelente campo visual.