El Tossal de Sant Miquel fue una antigua ciudad ibera denominada Edeta o Leiria, capital de la Edetania. Entre los siglos V e inicios del siglo II a.C., la ciudad ocupó una superficie de 10 a 15 hectáreas. Fue destruida por Sertorio en el año 76 a.C. Declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en 1995.